Tamisaje de rutina y alternativo para preeclamsia

  • Kenneth Bermúdez Salas Médico investigador independiente, San José, Costa Rica
Palabras clave: Presión arterial, tamizaje, proteinuria, prenatal, embarazo

Resumen

La preeclampsia se describe como el inicio de la presión arterial alta, comienza después de las 20 semanas de embarazo en mujeres cuya presión arterial había sido normal. El método tradicional de tamizaje para preeclampsia consiste en identificar los factores de riesgo basados en las características demográficas, factores de riesgo maternos identificados en la historia clínica  La medición de la presión arterial podría permitir la identificación y el diagnóstico precoz, lo que daría lugar a una estrecha vigilancia y un tratamiento eficaz.

El Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los EE. UU. (USPSTF) reafirmaron la práctica actual de tamizar a las mujeres por preeclampsia a través de mediciones de la presión arterial a lo largo del embarazo, pero contrario a la práctica habitual, concluyeron que la evidencia no apoya al tamizaje por proteinuria en cada consulta prenatal.

Es importante reconocer que los factores de riesgo solo predicen en el 30% de los casos, por lo que el uso de pruebas de laboratorio e imágenes es un área activa de investigación.

Este artículo describe el examen alternativo desarrollado por la Fundación de medicina fetal (FMF) el cual demostró ser superior al método estándar recomendado por  el Instituto nacional de la salud y excelencia clínica del Reino Unido (NICE) y el Colegio americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) para la detección de mujeres con alto riesgo de desarrollar preeclampsia.

Biografía del autor/a

Kenneth Bermúdez Salas, Médico investigador independiente, San José, Costa Rica

 

Médico general, graduado de la Universidad de Iberoamérica (UNIBE). Código médico: 13313. Correo: khobts22@hotmail.com  

Citas

1. ACOG Practice Bulletin No. 108: Polycystic Ovary Syndrome. The American College of Obstetricians and Gynecologist. 2009 Oct;114(4):936-49.

2. Speroff, L. & Fritz, M. (2012). Endocrinología Ginecológica Clínica y Esterilidad, VIII Edición, Filadelfia: WoltersKluwer/Lippincott Williams &Wilkins.

3. DeCherney, A. (2013). Diagnóstico y tratamiento ginecoobstétricos. 11a edición, México DF. Mc Graw Hill.

4. Allahbadia, (2011) Polycistic ovary síndrome and impacto on health. Middle East Fertility Society Journal 2011. 16, 19-37.

5. Nolting, M. (2011). Consenso sobre síndrome de ovario poliquístico. Federación Argentina de Sociedades de Ginecologia y Obstetricia. Volumen 10 – Número 2.

6. Anadu, U. (2013). Polycystic Ovary Syndrome. A review of Treatment Options With a Focus on Pharmacological Approaches. MediMedia USA. 2013 Jun; 38(6): 336-338, 348, 355.

7. Ermaanh, D. (2005). Polycystic Ovary Syndrome review. The New England Journal of Medicine. 2005; 325:1223-36.

8. The Rotterdam ESHRE/ASRM sponsered PCOS consensus workshop group. (2003). Consensus on diagnostic criteria and long-term health risks related to polycystic ovary síndrome. Hum Repord. 2004; 19:41-7.

9. Stein I, Leventhal M (1935). Amenorrhoea associated with bilateral polycystic ovaries. The American College of Obstetricians and Gynecologist. 1935;29:181-5.
Publicado
2018-07-01
Cómo citar
Bermúdez Salas, K. (2018). Tamisaje de rutina y alternativo para preeclamsia. Revista Medica Sinergia, 3(7), 6 - 11. https://doi.org/https://doi.org/10.31434/rms.v3i8.132
Sección
Artículos de Revisión